miércoles, 20 de octubre de 2010

I RODENO CURSA NULES


Después de una semana de descanso tras los 100 kilómetros, otra vez de vuelta a las andadas. En teoría se requiere de un descanso mayor pero una cosa es la teoría y otra la realidad. Por lo tanto aun un poco renqueante (donde antes corría ahora troto y donde antes trotaba ahora ando) me propongo hacer la Cursa de Rodeno en Nules. La carrera tenia pinta de muy corredora y de no excesivas dificultades ni de desniveles ni técnicos, buena razón para correrla sin forzar en exceso.

Primera edición de esta carrera de montaña de Nules. Muy bonita y bien organizada, lo única pega el asfalto del principio y final pero obviamente es obligado por que la zona de montaña empieza en La Vilavella. El resto muy bien bastante senda muy ancha y mucha pista forestal.

En el habitual café pre-carrera me encontré con Javi Muñoz y otro forero de Carreras populares, como es lógico pronto comenzó una animada charla sobre nuestras peripecias correriles y otros menesteres.

La carrera empieza en un barranco junto las instalaciones de SCUDE a las afueras de Nules, enseguida llegamos al asfalto. He decidido tomarme la carrera con mucha tranquilidad y corro a ritmo muy suave sin forzar. En pocos kilómetros llegamos ya a La Vilavella y cuando llevamos poco mas de 3 kilómetros nos adentramos ya en la montaña, una primera cuesta de la carrera que es un cueston de aupa que hay que subir andando a duras penas, aquí me empiezo a acordar de los 100 kilómetros del otro día. Salvamos a duras penas esa cuesta y nos encontramos una subida tendida donde alterno tranquilamente trotar con andar, al rato una fuerte bajada que nos lleva a otra subida de aúpa que nos llevara hasta casi el Pic de Font cabres por una senda de piedras muy bonita, en la pared mismo hay una serie de cuerdas para ayudar en la subida, que como buen montañero obvio porque se puede subir perfectamente sin la ayuda de las mismas. A partir de aquí todo bajada con algunas sendas preciosas y muy llevaderas, hasta reencontrarnos nuevamente con el asfalto. Al final llevar las piernas un poco doloridas del esfuerzo. Me quedo con ganas de volver en mejores condiciones.






miércoles, 6 de octubre de 2010

Por fin soy centenario!!


Plaza Castilla 8:15 de la mañana, se respira ambiente de las grandes citas y esta lo es. Los 100 kilómetros del Camino de Santiago de Madrid a Segovia. Acabo de llegar y esta todo lleno de corredores y marchadores, ante todo sello la credencial del Camino que sera obligatorio en todos los avituallamientos, dejo las mochilas de Cercedilla y Segovia y a esperar toca. En principio de los 104 kilómetros los 4 primeros son neutralizados, de Plaza Castilla a Fuencarral donde de verdad comienza la carrera. Todos juntitos y a trote cochinero nos dirigimos hacia la salida, siguiendo al Peregrino Escoba que nos marca el recorrido.
A las 10:20 comienza la carrera, 100 kilómetros nos esperan y diversos acontecimientos marcaran el devenir de nuestra carrera. Ataviado con mochila de trail empiezo a trotar, a estas horas mi intimo enemigo Febo ya golpea con fuerza, en resumen hace un calor de cojo.... Los primeros kilómetros invitan a correr rápido todos por caminos de tierra sin grandes desniveles e incluso trozos de carril bici. Para mas inri un montón de gente va muy fuerte, seguramente acabaran su etapa en Colmenar. Ante todo voy con prudencia que queda mucha carrera y conforme avanza la misma el terreno poco a poco se va endureciendo. Opto por andar en las cuestas mas duras a pesar de que de momento voy sobrado de fuerzas. Conforme llego a los avituallamientos voy sellando la credencial. Al cabo de poco mas de 2h:30 llego al primer final de etapa en Colmenar. Hasta aquí todo fácil, terreno muy corredor. Lo único malo es que el calor empieza a ser ya muy agobiante y aun es la una del mediodía.
A partir de ahora el terreno se complica empieza a tender hacia arriba y hacer aun mas calor. Reservo fuerzas y alterno trote con andar, bebo agua cada 15 minutos y me hecho por encima todo la que puedo. Poco a poco mi ritmo va bajando, paso los avituallamientos de Manzanares del Real y vienen dos etapas complicadas. La que lleva hasta Mataelpino se me hace muy pesada, pero la peor es la que lleva a Navacerrada. Todo el rato hacia arriba, mucho calor, hago muchos tramos andando. El calor me esta ahogando el pulso sube por encima de las 140 pulsaciones constantemente. El tramo además es mas largo de lo que se indicaba y tengo que racionar el agua, por lo menos el paisaje empieza a mejorar y aparecen las primeras zonas con arboleda abundante. Llego a Navacerrada, miro el perfil de la siguiente etapa y veo que es mas light. Una ligera subida y luego bajada hasta Cercedilla. La sorpresa es que la bajada es por carretera y los impactos sobre el asfalto ya duelen, prefiero ir buscando el arcén de tierra aunque se vaya mas lento. Hay que preservar las articulaciones por que hacia el final dolerán por todos los lados. Llego al final de la segunda etapa Cercedilla. Termina en el polideportivo, justo donde la feria del corredor del MAM, que buenos recuerdos de esta magnifica carrera. Bebo algo de aquarius y busco la bolsa que deje para este avituallamiento. Doy mil vueltas y no la encuentra y hay llevo el frontal. Lo demás no me importa no encontrarlo por que me va a sobrar (Chubasquero, guante y buff no hace precisamente para llevar), pero sin el frontal no podre seguir. Después de mil vueltas mas, encuentro mi mochila tapada por otra de grandes dimensiones, cuando ya estaba al borde de la desaparición. Aprovechando la coyuntura me cambio de calcetines aunque no se para que, creo que no valió la pena el cambio, por lo menos me quite las piedras de la zapatilla. Salgo del polideportivo donde he perdido mucho tiempo buscando la mochila de los co..... Se pasa por el pueblo y todo el mundo me da ánimos y me saluda. Ahora empieza una etapa tremenda 13 km de subida constante aunque tendida hasta llegar al Alto de la Fuenfria.


Decido guarda fuerzas y opto por hacerla toda andando y aun ritmo no excesivo, con tranquilidad. El entorno es precioso se sube a través de un bosque encantador. Empiece a anochecer y a refrescar algo por primera vez en todo el día no noto el sol sobre mi cogote y me empiezo a sentir cada vez mejor. La subida se empieza a hacer eterna, no veo a nadie por delante, se deben estar alejando por que llevo un ritmo nada excesivo. Casi al final coincido con una chica mexicana, me comenta, que ha venido desde Tijuana el viernes tras 16 horas de vuelo!!!!!!!!! y que el lunes se vuelve. Madre mía, si le cuesta mas horas el vuelo que la carrera, eso si que es afición. Ponemos un ritmo mas vivo por que el avituallamiento del Alto debe estar cerca. Van pasando los minutos y nada de nada, se nos va haciendo eterno, tenemos unas ganas de llegar arriba tremendo. No hago mas que decirle a la chica que debemos estar cerca, pero nada de nada. Por fin aparecen unas luces y aquí esta el avituallamiento. Me tomo un caldo calentito que sabe a gloria, como algo de dulce y me guardo el cargador del Gps que llevaba puesto. Ahora comienza lo bueno, 22 km hasta Segovia de noche cerrada y prácticamente cuesta abajo.
En el avituallamiento me repiten varias veces que me coloque el chubasquero, pero es que no tengo frío, mas bien algo de calor cuando voy mas rápido. Los demás van abrigados pero es que no tengo sensaciones de frío y paso de pasar calor con el chubasquero. Habían comentado que la bajada era peligrosa, pero es todo pista en buen estado y acostumbrado a las carreras de montaña me lanzo rápido hacia abajo. Hago 2 kilómetros algo por encima de 5 minutos/kilómetros y decido ralentizar el ritmo, empiezo a andar cada ciertos tramos aunque no me apetezca. Si no lo hago así, cara al final las articulaciones las llevare cascadas. Adelanto varios corredores y de repente el terreno vuelve a empinarse, Coño! no era todo bajada, uff estas subiditas inesperadas se hacen muy pesadas pero por lo menos me permiten andar. Tras una brusca bajada llego al ultimo avituallamiento.
Ya empiezo a dar síntomas de fatigas, me cuesta correr todo el rato y aun faltan 10 kilómetros. En el avituallamiento nos dicen que esta todo balizado hasta Segovia. Pues seria en sueños, poco a poco empiezan a escasear las señales y cada vez es mas complicado encontrar el camino. Hay varias bifurcaciones y ninguna señal en ellas, encima pasada la bifurcación aun tardas en encontrar señales. Voy encontrando el camino mas por intuición que por las marcas. Al final como llego a un punto donde he de seguir recto o girar y no se ve ninguna señal en los alrededores. Opto por girar pero al rato no he encontrado ninguna señal. Me junto con otro corredor e intentamos encontrar alguna señal, nada de nada. Al final de perdidos al río, nos dirigimos hacia una carretera que se ve a ver si es por allí. Llegamos a una rotonda y vemos una señal hacia Segovia, sin pensarlo mucho nos metemos por la general. Por suerte hay un carril bici, al menos no hay peligro de que nos chafen, por que no tenemos ni idea de cuanto queda y mi Gps ya marca 98 km y mas de 13 horas, ideal para perderse. Seguimos el carril bici, poco a poco van apareciendo las primeras construcciones y por lo menos sabemos donde acaba la carrera en el Acueducto. Tras cuatro kilómetros de incertidumbre entramos en el casco antiguo de Segovia y preguntando conseguimos llegar a meta, 102 km y 13 h 57 minutos, 2 kilómetros mas de propinilla. Le comentamos en la meta que nos hemos perdido y resulta que las marcas no eran luminosas.
En resumen he disfrutado bastante de la carrera, sobre todo a partir de Cercedilla tanto por la mejora del entorno como por la bajada de temperaturas. La organización tendrá que mejorar muchas cosas entre ellas la señalizacion nocturna.
Hasta la próxima.