martes, 24 de febrero de 2009

MARATON VALENCIA




Pasados uno días desde la maraton, es hora ya de hacer una reflexion sobre la misma. Antes que nada darle un 10 a todos aquellos que nos aplaudieron y jalearon durante el recorrido. En especial a mis familiares y amigos que me brindaron su apoyo en diferentes lugares y sobre todo en los últimos metros.
La carrera me ha salido muy bien y he terminado bastante contento. Mi tiempo final 3:09:11, por debajo de mi objetivo 3:10, mejorando en mas de 13 minutos mi anterior mejor marca. Además he tenido sensaciones muy buenas durante la carrera y he disfrutado (dentro del lógico cansancio de una carrera tan dura) muchisimo.
El principio de la carrera era este año en el Puerto y desde el punto de vista organizativo, me ha parecido un éxito. Es una zona bastante amplia, de fácil acceso, donde se puede dar al corredor unos servicios mejores. Ha mejorado sobre todo el guardarropía que otros años era un desastre y este ha sido bastante eficaz, por lo menos por lo que a mi concierne. Aunque lógicamente, como corredor prefiero acabar en las pistas de atletismo aun a pesar de que la incomodidades puedan ser mayores. Otro novedad bastante acertada, ha sido lo del acceso por dorsales, que evita bastantes problemas en la salida, al colocarse cada uno en función de su tiempo previsto.

Empieza la carrera salgo sin agobios, esta todo abarrotado de gente aplaudiendo a rabiar. Poco a poco se van desperezando las piernas. Mi objetivo es hacer toda la carrera lo mas cercano posible a un ritmo de 4:30, evitando vaivenes bruscos en el mismo. Los primeros kilómetros me sirven para ir ajustando la velocidad. Voy un poco por debajo de 4.30, sobre 4:27-28, pero en el cinco veo que me he ido a 4.22, es demasiado rápido que luego los excesos se pagan con creces. Decido frenarme un poco y me coloco en un grupo que va mas lento. Los primeros kilómetros me gustan, desde el Puerto nos dirigimos a la zona de la Ciudad de las Ciencias y por la avenida del puerto, otra vez al Puerto. Paso por al lado de mi casa y por ahí están animando a rabiar mis padres, es una de las ventajas de correr en casa. A continuación enfilamos hacia el circuito de F1, realmente patético, lo de meternos por aquí lo comprenderia si tuviesemos 4 ruedas en vez de dos piernas. Es feo y antiestético, flaco favor se le hace a Valencia el pasarnos por el. Que manía con el circuito, que se enteren que no somos coches sino personas. Por suerte solo le damos una vuelta. Paso por meta y nos dirigimos hacia la zona de las nuevas universidades por la playa, luego Serrería, Blasco Ibañez, Avenida Aragon. He ajustado los kilómetros sobre 4:30 perfectamente y voy muy fresco. Llegamos al avituallamiento del km 20, aquí esta Agustín que me anima, voy a beber algo de isotónico y me encuentro con la desagradable sorpresa de que lo dan en vaso. No hay nada mas complicado que beber de un vaso corriendo, el 95 % del liquido se
le va a uno por la camiseta. Por suerte diviso algunas botellas a mitad y las cojo para beber. por aquí están nuevamente mis padres para animarme, ellos también han hecho su maraton particular. Llegamos al centro por la calle Colon, paso la media a 1:34:10, 47 segundos por debajo de lo previsto, a partir de ahora queda amarrar y ser precavido. Empieza la cuenta atrás, a partir de aquí no sumo kilómetros en mi mente, sino que los resto del final. Poco a poco me voy acercando al kilómetro 30, donde de verdad empieza la maraton, las piernas van bien pero ya no tan frescas, se empieza a preguntar uno que narices hace aquí, en vez de estar en casa descansando. Toda esta zona esta poco animada. Me encuentro por dos veces con Eduardo (Uveg) que me da buenos ánimos. Llego al avituallamiento del 30 y para mi el mejor, una música que en estos momentos te emociona y te da alas y Sylvie que anima por varios, a partir de aqui es todo practicamente una recta.
Por el Boulevard Sur ya empiezo a ir bastante cansado y solo pienso en acabar. He de reconocer que estaba bastante equivocado al pensar que esta zona iba estar casi desierta, a parte de la gente que anima, el ayuntamiento ha pensado en nosotros y ha habilitado dos carriles de coches a nuestro lado. No hay peligro, porque la calzada es muy ancha, pero es lamentable correr los últimos kilómetros de un maraton, acompañado de coches, sin mas comentarios. La subida del Boulevard sur se me hace muy pesada, me cuesta mucho, luego la del túnel y la del Jamonero me dejan cascados. Miro el tiempo y veo que solo voy 15 segundos por debajo del ritmo previsto para 3:10 y solo faltan dos kilómetros. Es hora de dar todo lo que queda en el cuerpo, incremento el ritmo al máximo que puedo sacando fuerzas de flaqueza. En pleno Jacinto Verdaguer me encuentro con Josep que esta siguiendo la carrera en bici y me da unos ánimos que me hacen crecerme, paso los dos últimos kilómetros a 4:15. Cuando estoy llegando a meta oigo los aplausos de apoyo de mis amigos y a los pocos metros los de mis padres. Eso me da fuerzas para un ultimo sprint. Entro en meta con 3:09:11, estoy cansadisimo, tengo las piernas molidas, pero he disfrutado como un enano de cada metro de la carrera. No me sentía así desde la Maratoimitja. Después de la carrera, un baño con agua fría, mucha bebida y mucho comer. Ahora ya tengo mono de montaña, la próxima maraton prevista, el Alpino Madrileño.