jueves, 2 de abril de 2009

Sensaciones agridulces

Eso es lo que me ha quedado del fin de semana pasado. El sábado por la tarde corrí (visto lo visto es un decir) la Subida al Terrero de Chella. Nunca había corrido tan mal, mas que malas sensaciones en las piernas, es que no tenia ninguna. En todo momento fui lentísimo, me pasaba todo el mundo en las subidas, no sentía las piernas. Era una situación extraña, ya desde el calentamiento notaba las piernas muy agarrotadas y como dos patas de palo y casi no podía correr. Había sufrido anteriormente paja ras o llegar en baja forma a las carreras, pero en ese caso notaba simplemente malas sensaciones en las piernas y en mi. Ese día sin embargo era como una desconexión entre las piernas y mi persona, simplemente no se movían a la velocidad que parecía que mi cuerpo pudiera pedirles. Las tenia completamente embotadas. Lo único positivo, el recorrido en si muy bonito y con grandes vistas durante la carrera, me ha gustado mucho y pienso repetir. Además no hay mal que por bien no venga, la próxima vez seguro que pulverizo mi marca en varios minutos.
Pero el fin de semana no acababa aquí, esa misma noche celebración de un cumpleaños y cambio de hora, en total me presente a la Pujada al Pipa tan solo con cinco horas de sueño y con la mala experiencia del día anterior. Decido ponerme atrás en la salida, porque para lo que iba a hacer tampoco era cuestión de ponerse delante. Pues bien cual es mi sorpresa que veo que las piernas por fin responden de forma normal. La carrera a tenor de mi momento actual de forma, de la importante sobrecarga en sesiones de fuerza de esta semana, de la carrera de ayer y de haber dormido solo cinco horas, ha sido la lógica. La subida al Pipa muy bonita, por desgracia al colocarme tan atrás, he pasado por un atasco de corredores fenomenal e incluso con parones, al igual me ha pasado en la bajada que era para lanzarse hacia abajo. Luego la cosa se ha despejado un poco y he podido ir mas rápido, disfrutando del recorrido bastante. En fin, no he estado como para tirar cohetes, pero comparado con lo de ayer ha estado bien.
En resumen, malas sensaciones por las carreras, aunque mejorando de un día para otro y buenísimas por los recorridos. Estas eran dos carreras dentro de la categoría de pendientes y a partir de ahora pasaran a las de fijas.

2 comentarios:

David Rodriguez Roures dijo...

Para que veas lo que cambia le cuerpo de un día para otro,si es que no nos podemos fiar ni de nosotros mismos jeje,bueno pues ya sabes que los malos días los tenemos todos,me alegro que por lo menos una te saliera bien,un saludo.

ASHAMAN dijo...

Hacia mucho tiempo que no tenia un mal día y me había desacostumbrado a ello. Por lo menos las carreras me gustaron mucho.