martes, 23 de diciembre de 2008

COYCOY EN PICANYA

22 Diciembre: Mitja i Quarta Marató Picanya-Paiporta


Este fin de semana, por fin se produjo el debut oficial del equipo CoyCoy. Después de mil y un avatares para conseguir las camisetas del equipo, aun se me hace difícil de creer. La idea del equipo surgió hace unos meses, dado que últimamente estábamos juntándonos unos cuantos amigos para correr pensamos que seria una buena idea formar uno y correr todos con el mismo equipaje. Encima teníamos la posibilidad de tener un patrocinador oficial, un amigo nuestro que tiene una tienda de reciclaje de cartuchos y de paso le hacíamos publicidad. Dicho y hecho, decidimos montarlo y nos ponemos pusimos a buscar un equipaje. Ahora tras casi dos meses, por fin los hemos conseguido, hemos vivido una situación auténticamente kafkaiano con los mismos. Pedimos unas camisetas y hasta tres veces nos han traído otras completamente diferentes de las pedidas. Al final, hemos terminado comprando unas camisetas que no eran las originales (por suerte, al final son mejores que las primeras) y acabando totalmente hartos de la tienda de deportes en cuestión, unos auténticos impresentables donde no pienso volver nunca jamás.


En Paiporta-Picanya llevan ya varios años celebrando una doble carrera, primero una media maratón y luego una cuarta (10550 metros), alternándose cada año el lugar de salida, este año tocaba en Picanya. Mi padre se decidió por hacer la media y Lluis, Carlos y yo por la Quarta. Por desgracia faltaban dos de los componentes del grupo, Toni que estaba lesionado y Elies que estaba fuera de Valencia. La verdad es que tiene guasa, mi padre con 66 años corre la media y los “jovencitos” corriendo la mitad de kilómetros, es verdad eso de que la juventud esta cada vez peor. Que conste que yo me pegue el madrugon para acompañar a mi padre, cosa que no hicieron ni los otros dos componentes del grupo ni nuestro patrocinador, también nuestro fotógrafo de carrera. Por mi parte sensacional carrera, desde el principio me encontré bastante bien, yendo a tope en todo momento. Tan solo pase algunos momentos malos a partir del avituallamiento, ya me ha pasado en otras carreras cortas que voy a tope, el agua no me entra muy bien, incluso me planteo no beberla en este tipo de carreras, salvo que haga calor. Como anécdota desagradable, volví a ver como la gente recorta por donde puede en vez de seguir la trazada marcada por la línea azul y luego seguro que se quejan de que mide menos. Hacia dos meses que no corría una popular y ya lo echaba de menos y encima conseguí mi mejor marca por el paso del 10.000, 37:48. Esto me da alas a mi pretensión de bajar de 3:10 en maratón, aunque eso queda aun más lejos. Siguiendo con el equipo, como había dicho antes acompañe a mi padre a la Mitja, se perdió la de Alzira y no quería quedarse con las ganas de hacer una, por lo tanto él iba a ser el primero en estrenar el equipo. Según me comento, la carrera le salio bastante bien, poco mas de 2 horas con 66 años ya lo firmaría yo ahora mismo. Como tenia mucho tiempo entre el comienzo de la Mitja y de la Quarta, me fui a tomar café con mi madre, sempiterna acompañante de mi padre en las carreras y no empecé a calentar hasta que faltaba media hora para la carrera. Justo cuando ya pensaba que los demás no iban a aparecer vi. Al resto de componentes del equipo. Como es costumbre en ellos, habían hecho un durísimo calentamiento en el bar y de ahí prácticamente a la carrera. Bueno antes de nada unas fotillos para la posterioridad. Al final una camiseta muy chula y unos calcetines enormes y todos contentos con nuestra primera experiencia que espero se repita muchas mas veces.

jueves, 11 de diciembre de 2008

DE PUENTE EN JACA




Cuantas vueltas da la vida; en principio este puente lo íbamos a pasar el puente en cuenca, en unas cabañas con muy buena pinta. Pero desgraciadamente el lunes nos informan de que por mal tiempo las instalaciones se cierran y no podemos ir. Comienza el trajín de buscar otro sitio donde ir, empezamos a buscar sitios pero o son carisimos o están ocupados. Poco a poco nos vamos haciendo la idea de pasar el puente en casa. El viernes después de trabajar, me voy a tomar café con los amigos, hablando surge la idea de irnos a Jaca, así de improviso y sin nada preparado. Una amiga nuestra tiene un piso allí y otras dos amigas van a pasar el puente con ella. Pues dicho y hecho, nos terminamos de tomar el café y cada uno a su casa a prepararse la maleta y salir de viaje. Sobre las 18 horas, Luis, Toni y yo, nos encaminamos hacia Jaca, con la esperanza de disfrutar de la nieve a gogó.
El sábado, recién levantado me voy a correr, nunca he estado en Jaca y por lo tanto no tengo muy claro para donde tirar. Por suerte, por aquí pasa el Camino de Santiago y mirando el mapa tengo mas o menos claro por donde tirar. Al poco de comenzar, llego a una gasolinera y veo a un mochilero y le pregunto por donde salir al Camino. Me comenta que tengo dos opciones, o dirigirme por el mismo en dirección Castillejo de Jaca o tomar unos senderos dirección a la Peña Oroel. Me decido por la primera y hacia allí me encamino. Voy por una avenida y al poco me encuentro con una pista de tierra, el paisaje no es gran cosa dado que va paralela a la nacional, aunque por suerte en muchas zonas esta no se ve, lo cual es de agradecer. Poco a poco empieza a aparecer la nieve y el hielo, es fantástico correr sobre la misma, lo malo es que de vez en cuando pillo alguna placa de hielo. Llega un momento en que se complica mucho seguir por el camino, el hielo es cada vez mas abundante y además ya no es tan fino como antes que al pisar se rompía, decido pues dar media vuelta. Después de correr, vamos a dar una vuelta por Jaca, por desgracia no hay nieve por la ciudad, entre la subida de temperatura y la lluvia, la han desecho completamente. Como no nos apetece quedarnos sin verla, nos subimos a Canfranc y de paso vemos la estación de tren que tiene fama de ser muy bonita. Una vez allí, jugueteamos un poco con la nieve y nos damos un paseo hasta la estación, pero por desgracia la están rehabilitando y las vistas no son muy alentadoras. A la vuelta pillamos cola, nos encontramos con un control de policía, luego me enteraría que acababan de detener al jefe de ETA. Al día siguiente, decido ir a correr por la otra parte que me indicaron ayer, es un sendero que llevaba hasta Oroel. Las vistas son mejores que las de ayer, la pega es que el terreno esta muy embarrado y cada vez se complica mas, al final desisto y me voy para la ciudad. Llego aun parque ideal para correr, la pena es que tiene poco mas de un kilómetro, desde aquí me dirijo a la Ciudadela de Jaca y corro por la hierba. Dado lo temprano de la hora y que el centro de Jaca es peatonal, decido darme el gustazo de recorrer el centro del pueblo, por la Catedral y la calle Mayor, un autentico lujazo para acabar la mañana. El resto del día lo dedicaremos a terminar de ver Jaca y por la noche nos vamos a cenar. Suerte que hay crisis, esta todo lleno hasta los topes, incluso hay gente tapeando en la misma calle, al final encontramos un sitio decente y nos damos un buen festín. El lunes de vuelta a Valencia, hacemos una pequeña visita a Huesca, la verdad es que me decepciono la ciudad. Finalmente lo que parecía un puente triste y desangelado en casa, se convirtió en uno intenso. Por fin puedo decir que he hecho un trozo del Camino de Santiago.

lunes, 1 de diciembre de 2008

EL CROSS FRUSTADO Y EL TEST DE DIPPER

Este fin de semana tenia previsto correr el Cross de Arcos de las Salinas. Llevaba ya varios años intentando correrla y nunca podía, siempre por pitos o flautas me quedaba sin correrla. este año me había prometido a mi mismo correrla por encima de todo. Esta carrera me ha llamado siempre la atención, es un cross y yo nunca he corrido ninguno, he estado muchas veces por la zona pero este pueblo no lo he visitado aun, además me habían hablado muy bien de ella. Y por encima de todo, es de esas cosas que estas empeñado en hacer y nunca lo haces por motivos ajenos a ti. Pues este año que íbamos a ir un grupo de gente, yo como corredor y tres acompañantes (Toni, Carlos y Maribel) a degustar los embutidos y el vino del pueblo, motivos familiares urgentes han hecho imposible tal cosa. Ya veremos si es posible el próximo año.
La cuestión era dado que si que tenia la tarde libre, que hacer. No me apetecía lo mas mínimo hacer un entrenamiento normal, quería hacer algo que fuera novedoso, lo de siempre no me motivaba. Puestos a pensar, se me ocurre hacer uno de esos famosos Test para calcular ritmos de trabajo por pulsaciones y tiempos, mas concretamente el Test de Dipper. La utilidad practica para mi, seguramente no sera muy alta, por un lado es un test para mediofondistas y no estoy muy seguro de haberlo llevado a la practica del modo mas correcto. Pero para mi era lo de menos, dado que no podía hacer un Cross, pues haría un test de estos que nunca había hecho. Lo hice del todo improvisado, en una recta de 400 metros del rio (creo que bastante fiable), cuando terminaba una vuelta, paraba 10 segundos y volvía hacia atrás para dar otra. Empecé a 5:30 y termine a 3:20 de ritmo (es decir de 2:12 a 1:20 por vuelta). La verdad es que no lo hice tampoco bien al 100%, en mas de una vuelta corrí algo descompensado haciendo unas zonas mas rápidas y otras mas lentas de las debida. Al final al llegar a un ritmo de 3:20, el pulso ya no subía mas, podía tal vez haber forzado algo mas, pero al final estaba desmotivado. Lo mas curioso es que al analizar el test, me ha dado unos resultado parecido a los que yo entreno. Ha sido una nueva experiencia, que no creo que vuelva a repetir.