miércoles, 1 de octubre de 2008

28 SEPTIEMBRE: VIII MARXA MUNTANYA GARBI




Cuanto tiempo sin participar en una carrera de montaña, nada menos que cuatro meses. Esta en concreto era una marcha no competitiva, pero eramos unos cincuenta los que la hicimos corriendo. Yo ya la había hecho andando hace unos cuantos años y ya entonces me quede con las ganas de correrla, el año pasado se suspendió por la muerte de uno de sus organizadores. Dada su gratuidad y carácter no competitivo, conseguí reclutar a cuatro andarines para que me acompañaran, eso si a distancia. Eramos pues cinco en total, LLuis, Toni, Chema y Puri (a la cual la había inscrito con los apellidos cambiados y no se encontraba en las listas).
Como es costumbre en mi, llego bastante pronto a la carrera, con la desgracia de no encontrar ningún bar abierto y me quedo sin el café de rigor antes de una carrera, que mala pata. En la linea de salida me reencuentro con Uveg y Juanjopf (al cual hacia bastante tiempo que no veía), me comentan que la van a hacer con tranquilidad y paciencia. Comienza la carrera y salimos un grupito amplio, los primeros kilómetros son en asfalto con ligera tendencia a subir, poco a poco aumenta el ritmo cabecero y decido quedarme un poco atrás, que me lo quiero tomar como un entrenamiento. Enseguida llegamos por fin a una pista que empieza a subir hasta el Palmeral. La subida es por una senda de tierra bastante amplia y buena para correr, la subida es tendida pero con alguna que otra zona bastante dura. El tiempo amenaza lluvia y hace frescor, ideal para correr. Superamos el Palmeral y después de una bajada corta, iniciamos la subida al Garbi propiamente dicha, empiezan los tramos mas duros, que por suerte no son muy largos. Al final de la subida se llega al mirador del Garbi, las vistas son extraordinarias y eso que esta bastante nublado y no son las mejores posibles.
Inicio la bajada, este año han cambiado la bajada, mucho menos asfalto y mas técnica. Hay una zona de bajada, todo por piedra suelta, por aquí me encuentro a un corredor que lo esta pasando mal en la bajada, me pregunta si queda mucho para salir al asfalto, y le contesto que debe quedar poco. Al rato una vez llegados al asfalto, me pasaría como una bala. A la llegada a la meta, con 1h 57 m, me encuentro con que no dan camisetas (eso si era una marcha no competitiva y gratuita), pero por lo menos el ágape final es de aupa. Un montón de comida, destacando un postre típico de la zona, una especie de torta con miel, que esta para chuparse los dedos. Como tengo que esperar al resto del grupo, me tomo una ducha, almuerzo y me voy a tomar un café al bar. Luego me doy una vuelta por el pueblo y me decido ir a linea de meta a esperarles, que pena de no haberme traído la cámara. Empieza a caer un autentico aguacero, me resguardo baja un portal a esperar. Comentan que por la lluvia, la organización esta bajando a la gente en coche. Por lo visto determinaron, cerrar los senderos por los que se bajaba la marcha y trasladar la misma por pista. Incluso bajaban un buen trozo a la gente por coche. Para mi personalmente incomprensible, yo baje por esos senderos y no había ningún peligro, salvo que lo hicieran por acabar lo antes posible. Pero bueno, yo soy de los que opinan que hay que correr, baja cualquier circunstancia (salvo obviamente el peligro físico de los competidores, cosa que aquí estaba lejos de darse). Al final tras un buen rato aparecieron mis compañeros y terminamos la mañana con una buena comida.


2 comentarios:

David Rodriguez Roures dijo...

Yo soy de la opino que as carreras d montaña tendrían que ser corriendo todo el rato cada vez las hacen mas técnicas y mas duras,hay carreras que tienes que escalar con cuerda,eso me parece exagerado.
NUNCA HE CORRIDO UNA ASÍ NO COMPETITIVA,DEBE ESTAR MUY BIEN,SIN ESA PRESIÓN DE LA COMPETICIÓN,UN SALUDO.

ASHAMAN dijo...

Hombre, yo he de reconocer que lo que mas me gustan son las bajadas muy técnicas, las subidas me da un poco lo mismo, siempre que no sean por pista forestal.